El funcionamiento de la ONG

La razón de ser y el único objetivo de nuestra ONG consiste en cubrir y garantizar la salud, educación y futuro de 32 niños y adolecentes en Ghana. Estos niños, con edades comprendidas entre los 2 y los 19 años, vivían anteriormente en un orfanato llamado Trinity. Algunos de estos niños y adolecentes son huérfanos y muchos de ellos, aún teniendo familia, no pueden permanecer con ella por su extrema pobreza.

Tras el cierre del orfanato en el año 2010, Sunrise tomó la decisión de hacerse cargo directamente de estos niños con el fin de garantizarles su sustento diario y su desarrollo intelectual, dándoles la oportunidad de tener un porvenir digno, que les permita vivir de lo que en un futuro ellos mismos generarán con la profesión que decidan ejercer.

Para cumplir con este objetivo, Sunrise se organizó desde Madrid y Bilbao contratando los servicios de una trabajadora social profesional local, Awo Boatema Abogaye. Awo buscó y encontró a cada uno de estos niños una plaza en un colegio-internado. Desde entonces los 32 niños de Sunrise están repartidos en un total de 16 colegios que son a su vez internados y en los que viven durante todo el año. De esta forma, Sunrise garantiza su manutención, su cuidado diario y su educación. Awo trabaja desde entonces para Sunrise. Awo sabe perfectamente como debe relacionarse con las instituciones sociales locales y directores de los colegios y como debe tratar tanto a los niños como a sus familias. Awo trabaja a tiempo completo para Sunrise, a quien representa localmente, y es a la vez la tutora y supervisora de los niños de Sunrise. Por esta labor, Sunrise abona un salario mensual que se corresponden con un salario medio ghanés. Desde Sunrise consideramos que es esencial que el trabajo de esta trabajadora social esté retribuido, porque es la única forma de asegurar que la labor de Sunrise sea llevada a cabo localmente de forma profesional.
Sunrise le exige a Awo, entre otras cosas, que visite regularmente a los niños, tarea que lleva a cabo con ayuda de Kobi, un colaborador que también trabaja para el programa de la Acogida de Verano.
Awo nos envía, como mínimo mensualmente, informes sobre sus resultados escolares y su estado en general; y nos informa sobre problemas concretos que hayan podido surgir ya sea con los niños, con sus familiares o con los colegios. Y, sobre todo, le pedimos que mantenga una contabilidad detallada de cada céntimo que gastamos, debidamente justificada y documentada. Desde que trabaja para Sunrise, Awo ha llevado a cabo todas estas labores de forma intachable.

Durante las vacaciones escolares, Awo se encarga de que los niños que tengan familias se puedan reunir con estas. Desde Sunrise garantizamos que durante los meses vacacionales los niños que se reúnen con sus familias tengan cubiertas sus necesidades de manutención. Aquellos niños que, por las causas que fueren, no pueden unirse a sus familias durante los periodos vacacionales (ya sea porque las familias no existen o porque el trato de la familia hacia el niño desaconseja su reunificación) pasan los periodos de vacaciones con Awo en Accra.

Adicionalmente a esta labor esencial que realizamos durante todo el año, Sunrise lleva ya varios años organizando programas de acogida que permiten a una parte de estos niños pasar sus vacaciones de verano en familias de acogida. Algunos de estos niños llevan ya varios años acudiendo siempre a la misma familia a la que consideran su “familia europea” y con la que han creado vínculos emocionales que son, entendemos, casi igual de importantes y esenciales para su desarrollo que la educación que reciben en Ghana y que desde Sunrise les garantizamos. Para ver más detalles sobre estos programas de acogidas que se organizan durante los meses de verano (de Julio a Septiembre) les remitimos al apartado de esta pagina web titulado  "Acogidas de verano".