“La realidad educativa en Ghana Nada más comenzar el primer día te darás cuenta de las carencias educativas de la Ghana postcolonial. Verás que hay poco más que sillas y pupitres, y que a los niños desde pequeños se les enseña a que obedezcan y no cuestionen lo que los mayores digan. Los profesores les pegan como castigo aunque se les pide que no lo hagan porque esa es la manera en la que ellos fueron educados; una triste consecuencia del colonialismo El método de aprendizaje se basa en la memorización y la repetición. Como no aprenden a pensar por ellos mismos, la mayoría de los niños son muy tímidos y no participan por miedo a dar una respuesta equivocada. Aprender es duro, y más aún en este entorno. A todos les vendrá bien aprender buenos métodos educativos, y cómo dirigir la clase y controlar la disciplina con maestría.

Kofi Halighag Miembro de la UNESCO en Ghana.”

MARIA DIAZ- Licenciada en Comunicación y Master en Gestión Cultural LA SOCIEDAD GHANESA VISIÓN DEL PROGRAMA DE ACOGIDA TEMPORAL FAMILIAR DE MENORES DEL ORFANATO GHANÉS TRINITRY- ONG SUNRISE ÁFRICA- ONG INFANCIA SOLIDARIA

Después de haber estado viviendo ocho meses en Ghana, concretamente en Tutu, haber tenido la posibilidad de conocer a los niños de Trinity y a los demás del pueblo, la directora de nuestra ONG, Sunrise África, me pide que os cuente mi experiencia y estoy encantada de poder hacerlo.

Antes que nada, tengo que decir que yo no he sido una voluntaria de Sunrise destinada al orfanato Trinity Home Foundation si no que he sido parte del grupo de trabajo que ha puesto en marcha la industria de ladrillos y baldosas en Tutu y por tanto mi trato no ha sido tan directo con el orfanato y los chavales sino con las mujeres del pueblo. Mi tarea en el proyecto era la de organizar a la comunidad, principalmente a las mujeres, para que pudieran sacar adelante la industria. La cooperativa que ahora gestiona la industria de ladrillos se llama TAW (Tutu-Akuapem Women), porque las beneficiarias principales del proyecto han sido 26 mujeres, todas ellas con varios hijos. Durante los meses que he vivido en Akuapem he convivido con estas mujeres y sus hijos y por tanto he podido comparar a estos chavales con los que viven en Trinity Home Foundation (primer proyecto de Sunrise África en la zona). Y tengo que deciros que las diferencias son muy interesantes.

Pero primero me gustaría contaros un poco cómo es el lugar, cómo es Tutu, cómo se vive, porque las cosas son tan, tan diferentes que a veces es muy difícil poder imaginárselas. Allí se cocina con fuego y en el patio trasero de las casas o directamente en la calle, sobre el suelo. Para hacer fuego hay que comprar y preparar la leña. El agua se acarrea diariamente desde el pozo y es un bien muy escaso. Las casas directamente no se llaman "casas" sino "habitaciones" porque eso es lo que son. Se duerme en el suelo o como mucho sobre un colchón de goma espuma (sin forrar). En esto los niños de Trinity son una excepción porque tienen literas. El pueblo no tiene calles, ni farolas, ni aceras. Las casas se han construido una al lado de la otra de tal forma que muchas veces no se sabe si estás pasando por la calle o por el patio de alguien. El pueblo se organiza en clanes familiares. Para un individuo su clan lo es todo porque es la manera que tiene de poder hacer todo en la vida. El clan (en pocas ocasiones los padres) se encarga de la educación del niño y su crecimiento. Es a través del clan que encuentras tu primer trabajo (como granjero en las tierras de la familia o ayudando en la tienda familiar o en el taller o en lo que sea que hagan tus tíos), también es a través de las fiestas familiares (principalmente funerales) dónde se posibilita que conozcas a tu pareja, tu casa-habitación la construyes en las tierras de la familia con ayuda de tus primos y es al clan al que contribuyes con tu trabajo y recursos si alguna vez llegas a adquirirlos. Es decir, el clan es fundamental en el desarrollo del individuo, pero también lo encierra en un grupo y un sistema bastante inmóvil al que no le gusta el demasiado que las cosas cambien.............. Además la educación es tan, pero tan, pobre, que es imposible que abra las puertas de nada tal como esta.......a los chavales no se les enseña a pensar, repiten (¡durante horas!) frases que no tienen ni la menor idea de lo que son......De verdad, que no sé cómo los pobres aprenden algo. Y eso son habilidades que después serán fundamentales para desarrollar su vida. Nosotros hemos trabajado con albañiles y carpinteros con la secundaria terminada, que no sabían utilizar una cinta métrica, con mujeres que tienen tal desconocimiento de su cuerpo que confunden las agujetas con enfermedades graves.... ¡Se podrían arreglar tantas cosas organizando un currículum académico coherente! Pero esa es otra batalla.... Muchos de ellos también chapurrean español, debido a los viajes a España, y sobre todo no tienen miedo a lo diferente, sino que tienen curiosidad por lo diferente. La magia que está posibilitando el trabajo de Sunrise ..... es que está despertando la curiosidad de unos chavales a los que tradicionalmente esta curiosidad se les había negado. En la tradición de clanes, lo externo es casi siempre negativo, el cambio también, lo mejor es perpetuarse y seguir como siempre, aprender las cosas necesarias para salir adelante y punto; por eso las cosas tienden a quedarse siempre como están. El que los chavales.... estén en continuo contacto con personas de otros lugares está haciendo posible que las cosas para ellos cambien, y mucho. Es cierto que los chicos...... tienen por fuerza que cambiar las cosas, porque para ellos la tradición establecida no sirve...... Es decir, que tienen (o tendrán) que "buscarse la vida" de otra manera, fuera del clan.

Y es en esto donde el trabajo que hacen Sunrise África..... trayendo a los chavales a España a pasar sus vacaciones me parece fundamental. Lo que yo he visto en los chavales......, es otro espíritu, una confianza en los cambios y en el futuro muy especial. Tienen ganas de hacer cosas, cosas diferentes, son más creativos y están más despiertos. Al mismo tiempo, precisamente porque se plantean la vida, su vida, de otra manera, tienen dudas que el resto de chavales no tiene y a mi modo de ver es esencial que cada uno de ellos tenga alguien que tutorice ese proceso. Porque han convivido con extranjeros en el orfanato, porque han pasado sus vacaciones en España, tienen otros modelos vitales que pueden imitar, por lo que habría que trabajar ahora es porque de verdad puedan hacerlo y sus esperanzas no se frustren. Antes de conocer a estos chavales yo pensaba que lo de traerles a España era una verdadera putada. Les enseñas todo lo que no pueden tener y después les devuelves a su sitio sin más. Pero después de ver a los chicos y conocer un poco más sobre sus inquietudes me doy cuenta de que este intercambio es realmente muy beneficioso para ellos. Todos adoran Ghana y su vida allí, todos entienden fenomenal que el periodo en España son unas vacaciones y creo que para ellos sería muy difícil dejar el orfanato y su estilo de vida...... Pero también creo que la oportunidad que las familias les ofrecen a estos chavales es precisamente lo que necesitan para superar el problema de la no pertenencia a un clan y la supervisión que ellos necesitan para desarrollar todas sus potencialidades y así poder desenvolverse mejor en la sociedad ghanesa con herramientas nuevas. Si la relación con cada una de las familias se prolonga en el tiempo, quizá tengan los modelos de referencia necesarios y el apoyo necesario para poder ir a la universidad, venirse a España a cursar una enseñanza profesional o millones de cosas más que se me ocurren. El simple contacto con las familias, el hecho sencillo de saber cómo se desarrolla una vida en otro lugar, con estándares tan diferentes en todo, hace que estos chavales tengan una riqueza que ningún otro del pueblo posee y que creo será fundamental a la hora de encarar su periodo de adolescencia y paso a la edad adulta. Lo que las visitas regulares a España y el contacto frecuente con chavales españoles de su edad puede ser es una especie de "amueblamiento" especial de la cabeza de estos chavales, que son como esponjas, pero que desafortunadamente no siempre tienen a mano el consejo necesario para desarrollarse. Además el viaje bien podría ser de ida y vuelta. Estos chicos no se consideran a sí mismos pobres y yo creo que en muchos aspectos no lo son. Tienen un conocimiento de la vida muy distinto del nuestro, pero no necesariamente más pobre. Están educados de una manera y en unos valores de los cuales se puede aprender mucho. Yo he aprendido mucho los meses que he estado allí.........

Estas han sido mis impresiones, solo me queda felicitaros por el coraje y el trabajo que estáis haciendo con los chicos. Y deciros de primera mano que sigáis haciéndolo porque funciona, yo lo he visto. Además me parece que un pequeño proyecto así, pero a largo plazo, puede cambiar no solo vuestras vidas, las de vuestros hijos y las de los chavales que pasan con vosotros las vacaciones, sino mucho más, porque estos chavales que hoy se están educando en la tolerancia y el respeto a lo que es diferente serán motor de las sociedades española y ghanesa dentro de unos años. Un saludo. María Díaz Organizadora comunitaria de Sunrise África para el proyecto de creación de una cooperativa de mujeres en Tutu, Ghana, con financiación de AECID. Octubre 2009